En enero, aumenta 125% el mínimo no imponible para el pago de aportes patronales

Preocupación en el equipo de Alberto Fernández por su impacto en la recaudación que va a la ANSeS.

Con el dato de inflación anual de octubre, a partir del 1° de enero de 2020 el mínimo no imponible para el pago de las contribuciones patronales deberá subir de 7.003,68 pesos a 15.810,81 pesos: un incremento del 125,8%. Esto significa que el año próximo las empresas pagarán las cargas sociales sobre el excedente de $ 15.810,81 del sueldo de cada trabajador. Las contribuciones son los aportes de los empleadores a la jubilación, asignaciones familiares, PAMI y al fondo nacional de empleo.

El dato alertó a los economistas de Alberto Fernández, por el impacto negativo que tamaña reducción de las contribuciones patronales tendrá sobre la recaudación de la Seguridad Social. Se calcula que la merma recaudatoria de la ANSeS superaría los $ 120.000 millones anuales.

¿Por qué ese 125,8%? La ley 27.430 de diciembre de 2017 de reforma impositiva estableció un cronograma de detracción mensual de la base imponible para las contribuciones patronales de cada uno de los trabajadores. Esa reducción de las contribuciones patronales sobre las remuneraciones se fijó en $ 12.000 a alcanzar al cabo de 5 años, a razón de 20% por año, actualizable por el índice de precios al consumidor elaborado por el INDEC, entre octubre de cada año. Arrancó con un 20% de ese valor en 2018, subió al 40% en 2019 y ahora debe aumentar al 60%.

Así al valor inicial de 2.400 pesos ( 20% de $ 12.000), para 2019 se le sumó a los $ 12.000 el IPC del 45,91% alcanzando la suma de $ 17.509,20 y el 40% de esta cifra son los mencionados $ 7.003,68. Ahora a los $ 17.509,20 hay que sumarle el 50,5% de variación interanual de IPC a octubre ($ 26.351,55) y calcular el 60% de esa suma, lo que arroja los $ 15.810,81.

El valor de $ 7.003,68 durante 2019 y de $ 15.810,71 en 2020 se deduce de la remuneración para el cálculo de las contribuciones patronales cualquiera sea la modalidad de contratación, como Eventual, Plazo Fijo, Temporada. Para el caso de contratos a tiempo parcial, el importe se aplica proporcionalmente al tiempo trabajado considerando la jornada habitual de la actividad.

El cronograma de este mínimo vuelve a aumentar en 2021 al 80% y en 2022 al 100%, ajustable año a año por la evolución del IPC.

Para algunas actividades que atraviesan procesos de crisis, como textiles, marroquinería o salud, el Gobierno anticipó la reducción de las contribuciones patronales por lo que el mínimo no imponible se eleva directamente a $ 26.351,35.

La reducción de las contribuciones patronales se viene manifestando en la disminución en términos reales de la recaudación de 2018 y 2019, agravado por la caída real de los salarios y del empleo. Y se acrecentaría en 2020 porque el monto a deducir de los salarios a la hora de pagar esas contribuciones sube un 125%, con sueldos que se ajustaron en torno del 40%.

La baja del costo laboral no generó más empleo, como se planteó en 2017 al aprobar la reducción progresiva de las contribuciones patronales. Por la recesión, el empleo formal, registrado, sobre el que se hacen los aportes patronales, inició un proceso de caída ininterrumpida, que continúa según los últimos registros del Ministerio de Producción y Trabajo. Y las perspectivas para el año próximo de creación de empleo registrado son inciertas.

La noticia proviene de Clarin

646 Noticias

No hay comentarios

Deja tus comentarios

Lo sentimos, por el momento, solo pueden comentar los Editores del Diario.